miércoles, 28 de septiembre de 2011

La oralidad y la escritura


Cuando el texto escrito empezaba a trasformar la cultura occidental en el siglo XV, ese hecho trajo aparejadas distintas opiniones al respecto. En otro siglo, Platón (1) diría que, por ejemplo, la escritura destruía el poder de memorizar. En fin, aquí expongo un cuadro sintético (teniendo como referencia a Walter Ong) de las diferencias entre uno y otro soporte que -más allá de sus diferencias- posibilitaron hasta hoy la transmisión de la cultura y pudieron coexistir y complementarse sin problemas.
¿Por qué no incorporar el soporte digital actual a estas prácticas sin legitimar o desacreditar a ninguno?


1) En Fedro, rechaza la escritura, en detrimento de la oralidad, mediante la voz de Sócrates: ―el que
piensa que al dejar un arte por escrito, y, de la misma manera, el que lo recibe, deja algo claro y irme por el hecho de estar en letras, rebosa ingenuidad y, en realidad, desconoce la predicción de Ammó, creyendo que las palabras escritas son algo más, para el que las sabe, que un recordatorio de aquellas cosas sobre las que versa la escritura‖


ORALIDAD
ESCRITURA
Natural
Artificial
Refutable en el acto
No refutable
No perdurable
Perdurable en el tiempo
Menor difusión
Mayor difusión
Espontánea
Se puede releer, permite la reflexión
Mayor autenticidad
Cuesta más llevarla a cabo
La corrección hace perder credibilidad
La corrección puede ser reiterada
Significación en contexto
Su significado reside en la lengua
El orador tiene que estar presente
No importa si el autor está vivo o muerto
Lenguaje más popular
Lenguaje más elaborado
Común a todos
Da más poder al que accede a ella
El orador establece la entonación conveniente
La entonación depende de el uso de signos ortográfico