martes, 30 de abril de 2013

Función estética en la Literatura


Cuando se habla de un texto literario se da por sentada su función estética o poética. ¿Pero qué significa este concepto?  ¿De dónde sale?
Para ello hay que remontarse a la noción de funciones del lenguaje propuestas por Jacobson, que tienen que ven con la finalidad que persigue el discurso, según los elementos del circuito de la comunicación que se ponen en relevancia.

Podríamos sintetizar esas funciones en el siguiente cuadro:

Ejemplo de un uso de la lengua
Finalidad de este discurso
Elemento destacado
Función del lenguaje
 
¡Qué calor hace hoy!
 
 
Expresar un estado (del yo)
 
Emisor
 
Función expresiva
 
Cerrá la puerta por favor
 
 
Dirigirse al destinatario para que lleve a cabo una acción
 
 
Receptor
 
Función apelativa
 
Anuncian lluvias
 
 
Informar. Referirse a algo (ni un yo ni un tú)
 
Referente
 
Función referencial o informativa
 
El verbo es núcleo del predicado
 
Explicar un elemento de la lengua
 
 
Código
 
Función metaling[uistica
 
Hola, ¿me escuchás?
 
 
Asegurarse de que el medio está apto para la comunicación
 
 
Canal
 
Función
fáctica

 
¿ Qué sucede con la función poética?
Como se infiere del cuadro anterior, la función poética estará centrada en el mensaje.

Cuando se dice que se centra en el mensaje, significa que el lenguaje no tiene una finalidad práctica (como en los casos del cuadro) sino una finalidad en sí misma: realzar los elementos del lenguaje (los signos) para crear un plus de significación, donde queda en el oyente/lector / espectador el trabajo de hurgar en ellos.
Para usar el lenguaje con intención estética hay que dejar intervenir la imaginación, la sugerencia y la originalidad y lo que hay que aclarar que cualquier recurso que se utilice para tal fin  siempre tiene que ser  intencionado. Y así sucede en la literatura.

Anderson Imbert diría: “la literatura falsea y distorsiona la realidad de propósito”.

Esto viene a cuento para ilustrar el siguiente episodio:

En una evaluación en la que había que justificar si el texto era literario o no (más bien si tenía o no función estética)  varios alumnos señalaron:
(La Carta de Colón) “es un texto literario porque describe con metáforas –de manera bella- el lugar donde arriba Colón)”
Acá vale la aclaración nuevamente:  para apuntar a la función poética esta debe ser intencionada.

Porque usar recursos propios de la literatura (que tiene intención estética) no significa que cualquier texto lo sea. Lo que hay que evaluar es cuál fue la intención de ese texto y no los recursos que se utilizan.  Si bien Colón se apropia de recursos propios de la literatura ( y aunque hoy pudiese leerse ese texto como literario) originalmente la intención de Colón era informar. El hecho de que usen hipérboles, imágenes sensoriales, metáforas, etc.  se debía no a una intención deliberada de impactar (como sucede en el texto literario) sino más bien a su ignorancia ante la realidad que se le presentaba.