miércoles, 20 de abril de 2016

LÓGICA Y CONVERSACIÓN (P. GRICE)


 Hoy sabemos que una conversación eficaz es mucho más que decodificar un mensaje. Cuando leí a Paul Grice en mis años de Profesorado, esta afirmación (que puede resultar tan obvia)  se justificó por sí misma con sus escritos sobre “Lógica y conversación” que me zambulleron de lleno en un enfoque más pragmático de la lengua y que fue crucial para darles forma a mis clases.
 
¿Basta con la mera expresión de un enunciado para hacer inteligible su significado?
Como dice Grice, para identificar lo que dijo un hablante se necesita saber además: la identidad de ese hablante, el momento de la emisión y el significado o intención de esa emisión.
De esta manera, nuestros intercambios en una conversación consisten en observaciones que son, en cierto modo, lo que el autor denomina esfuerzos cooperativos.
En tanto, cada participante reconoce una orientación mutualmente aceptada.
¿Pero a qué llamamos principio cooperativo?
Según Grice, este es un principio general que se espera que los participantes de la conversación respeten:
“Haga su contribución conversacional tal como se requiera, en la etapa en que ocurra, de acuerdo con el principio u orientación aceptada para el intercambio conversacional para el que está comprometido”.
En el siguiente cuadro, esquematizaremos, entonces, cuáles son esas cuatro categorías que sustentan el principio conversacional:


 
CATEGORÍA
 

 
DESCRIPCIÓN

 
MÁXIMAS

 
SUPERMÁXIMAS

 
 
 
 
CANTIDAD

 
 
 
 
Cantidad de información
Haga su contribución tan informativa como se requiera  

-No haga su contribución más informativa de lo que se requiera
 

 

 
 
 
 
CALIDAD O CUALIDAD

 
 
 
 
Decir la verdad
 
-No diga lo que crea que es falso  
 
-No diga aquello para lo que no tenga evidencia adecuada


 

Haga su contribución verdadera

 
RELACIÓN

 
Esperar la contribución apropiada para el intercambio en cuestión
 

 

Sea relevante

 

 
MODO

 
Decir lo que debe decirse de la manera adecuada

 
- Evite la oscuridad de expresión  
-Evite ambigüedad  
-Sea breve
 -Sea ordenado
 

 
Sea claro
 
 
Como todo esquema, la sistematización puede pecar de reduccionista y bien sabemos que en un intercambio real esas categorías pueden superponerse.
Por ejemplo, si alguien está arreglando un auto y solicita una llave cruz a su ayudante, el primero esperará que el otro le alcance esa llave cruz y no toda la caja de herramientas (máxima de cantidad) como tampoco esperará que el otro le traiga otra cosa que no es pertinente para dicho trabajo (máxima de cualidad).
Lo interesante de esta teoría de Grice es analizarla en los casos en que esas máximas se transgreden de manera intencional  como por ejemplo en chistes, publicidades, géneros literarios, etc.
Puede resultar significativo revisar con los alumnos de qué manera se transgrede, por ejemplo, la máxima de modo en un chiste para crear el doble sentido o en un poema para armar una metáfora.

No hay comentarios: